25 ene. 2010

PARIS, JE T'AIME







Se cierran las puertas del Salón International de la Lingerie 2010 con 20.000 asistentes.


En el incomparable marco de la capital gala, más de 500 marcas se dieron cita en el salón internacional de la lencería de Paris, la más importante del mundo dedicada a la ropa interior, para enseñar sus mejores colecciones. Sensualidad en sus más amplias vertientes, desde los encajes barrocos y los corsés hasta las prendas más "trash" o los acabados con diamantes y zafiros. El universo de la moda íntima alejó a los visitantes de la oscura crisis con las últimas tendencias lenceras. "Los creadores se ríen de todo el mundo porque las tendencias son tantas que cabe todo", explica un expositor que prefiere no revelar su nombre y que ha participado este fin de semana en la feria de París. Otros, como el responsable en España de la marca británica Eveden, Jordi Palleja, consideran que "los fabricantes de tejidos son los que marcan las tendencias" y los que deciden si las prendan serán "más verdes, más florales o más geométricas".


La ropa íntima masculina se caracterizó por el bóxer y las camisetas interiores, con más o menos dosis de fantasía. Para la mujer prendas que exageran las líneas. Transparencias, ligueros, sujetadores, camisones, medias, tangas, corsés, conjuntos, pañuelos y gargantillas se extienden por un sinfín de posibilidades táctiles y cromáticas que van desde productos que llegan al público a un precio de unos 10 euros hasta detalles que apelan al capricho por la exclusividad. "He diseñado el porta-ligas más caro del mundo", declara orgullosa la británica Naomi Mcgill, fundadora de la marca Harlette Luxury Lingerie, que muestra un clip revestido de diamantes que, en un set de cuatro unidades, supera los 11.000 euros y que, asegura, suelen regalar las madres a sus hijas para estrenar el día de su boda. Además, bajo la rúbrica de "Be Spicy", la connotación más erótica de la lencería lleva hasta la muestra de París productos que mezclan el universo de la ropa íntima con el de los juguetes sexuales. Es el caso de las "mimis" o bisutería para decorar los pezones que diseña la marca española Bijoux Indiscrets, empresa que también comercializa boas de pluma, antifaces o gel de masaje, señala Marta Aguiar, una de las fundadoras de la firma. [Anicha Sendín]

No hay comentarios: